Login

X
Usuario
Contraseña
cerrar
powered by eBD

Noticias

El triunfal regreso de Mucha
Octubre 11, 2017
facebook twitter
?El sol tenía un brillo estival, a las seis ya se oían los trinos y el ajetreo de la Rambla. Los gritos y el ruido de los carruajes llenaban el aire desde el amanecer?. Quien describió así las primeras horas de un día de abril de 1898 en Barcelona es el artista checo Alphonse Mucha, llegado entonces para ilustrar una Historia de España. Mucha fue uno de los artífices del art nouveau, el modernismo que tanto brilló precisamente en la ciudad catalana. Casi 120 años después de aquel viaje que le llevó, durante tres meses, también por Tarragona, Valencia, Granada, Córdoba, Toledo, San Sebastián, Madrid... llega a la capital la exposición Alphonse Mucha, que resume su enorme variedad creativa, con más de 200 piezas entre óleos, carteles, fotografías, esculturas y objetos decorativos.

Del periplo Mucha dejó escritas unas memorias inéditas, que ahora se han traducido del checo al inglés, por primera vez, y a las que ha tenido acceso este diario. En ellas describe su euforia por la naturaleza que veía y por una belleza ?presente por doquier?; su fascinación por las corridas de toros (?orgías de heroísmo?) y la diversidad de las gentes, ?españoles de tez oscura, unos descendientes de África; otros, herederos de los celtas de cabello castaño o de los visigodos rubios". Resfriado en el fresco interior de la Mezquita de Córdoba, admirado del ?milagro árabe de la Alhambra? o impresionado por ?la mortal tristeza? de El Escorial, quedaron también un cuaderno de dibujos, y tres óleos y una acuarela, uno de ellos representa a Fernando el Católico aceptando las llaves de Granada.

Sin embargo, el motivo principal de su recorrido español se truncó con la muerte, en 1900, del editor de París que le había encargado tan placentera tarea. Tampoco podemos deleitarnos con las fotografías que tomó porque en la aduana, unos agentes con exceso de celo, le velaron los negativos. Mucha fue un apasionado del arte de la imagen, se divertía tomándose como modelo o fotografiando a sus amigos, como a Gauguin, tocando el armonio, sin pantalones, en el estudio del checo.

Estas fotografías sí pueden verse en la exposición Alphonse Mucha, en el Palacio de Gaviria, un edificio de mediados del XIX que antes fue centro comercial de decomisos y discoteca. La retrospectiva, hasta el 25 de febrero de 2018, organizada por la empresa Arthemisia y la Fundación Mucha, transmite la poliédrica creatividad de este artista. En el paseo dominan sus carteles de mujeres sensuales y elegantes, retratadas desnudas con su cámara; coquetos autorretratos fotográficos, pero también hay joyas, diseños de vestuarios, etiquetas, botes, cajas de galletas, abanicos...

Nacido en 1860 en la región de Moravia, entonces en el Imperio Austriaco, Mucha fue otro de los muchos aspirantes a artista que recaló en París. Llegó en 1887 a una megalópolis que preparaba la Exposición Universal y construía su Torre Eiffel. Sobrevivió como ilustrador de libros y revistas en unos años en que las principales ciudades europeas hervían por los cambios políticos y tecnológicos, que se iban a trasladar al art nouveau. Nombre que procede de una galería de arte parisiense, pero una etiqueta que a Mucha no le gustaba, cuenta su hijo Jiri en el catálogo de la exposición.
<< Volver al listado

Home | Acerca de Nosotros | Anunciar | Contactanos | © 2019 Artista Mundo
Optimizado para Internet Explorer 7.0 y Mozilla Firefox 2.0
Recomendamos descargar la última versión de Adobe Flash Player